La Super Bowl desde Miami

Si mis conocimientos de “soccer”(fútbol europeo) son limitados habiendo nacido en el país de Messi y vivido en la ciudad del equipo de Ronaldo, quiero decirles que mi  sabiduría sobre “american football” es completamente nula, sin embargo ayer he pasado una noche estupenda mirando la Super Bowl.

Una tarde de domingo en Miami es sinónimo de “pool party”. La gente se despierta relativamente tarde para desayunar y engancha directamente con el almuerzo. Lo que comúnmente se conoce como “brunch”. Luego, la fiesta continúa en la piscina hasta el atardecer. No obstante, las piscinas se vaciaron más temprano ayer y la gente se ubicó alrededor de los televisores para ver el evento más visto de los Estados Unidos.

A las seis de la tarde salí del Nautilus Hotel donde se celebraba la fiesta y me junté con mis amigos en la sala de bolos del hotel Edition de Miami Beach. El sitio estaba en el subsuelo del hotel, había una pantalla gigante y otros monitores más pequeños para ver el juego, cuatro pistas de bolos, y un par de mesas que enseguida se llenaron de comida y bebidas. Aunque nunca había jugado a los bolos, hice mi primer strike en mi tercera jugada. Pero fue el único, luego perdí.

Empezó el esperado juego de la NFL y comenzaron las tensiones en los rostros de mis amigos. Uno de ellos había apostado $5,000 en que ganaban los Patriots y otro, más conservador, se jugó $1,000 a favor de los Falcons. La primera mitad del juego fue bastante aburrida. Se veía una victoria abrumadora de Atlanta y una New England que no lograba remontar. La cara del chico que apostó los 5 “grands” parecía caerse a pedazos. Su adversario, por el otro lado, no paraba de reír.

Mientras a los demás solo les importaba el partido, yo estaba ansiosa por ver a Lady Gaga en el entretiempo. ¡Estuvo espectacular! Tal vez uno de sus “out-fits” estaba algo apretado, pero ella es increíble así que fue lo de menos. ¡Qué lindo show!

Para mi sorpresa, la segunda parte del juego resulto muy emocionante. Los Patriots se despertaron en el último cuarto y alcanzaron los 25 puntos que le separaban de los Falcons. Iban 28-3. Quedaron empatados. Huston y todo Estados Unidos no lo podía creer. Por primera vez en la Super Bowl recurrieron al tiempo extra. La suerte, una vez más, estuvo del lado de New England con la moneda, empezaron con la pelota y con un poco de esfuerzo se hicieron con la victoria.

Tom Brady, el quarterback de los Patriots, fue la estrella de la noche. ¿Se puede ser más perfecto? Un atleta fenomenal, guapo, alto y extioso en su carrera. ¡Qué afortunada es Gisele Bündchen! En fin, creo que le estoy tomando el gusto al famoso fútbol americano.

Tom Brady

New England Patriots’ Tom Brady raises the Vince Lombardi Trophy after defeating the Atlanta Falcons in overtime at the NFL Super Bowl 51 football game Sunday, Feb. 5, 2017, in Houston. The Patriots defeated the Falcons 34-28. (AP Photo/Darron Cummings)